CapitalismFirst DraftsInternational Women's Strike NYCLetters

Desy: Restaurant Opportunities Center (ROC) (Español)

International Women's Strike Interview Project

En este proyecto miembros del comité del paro internacional de mujeres de Nueva York entrevistaron con organizadoras de trabajos y cooperativas, como parte de un processo de co-produccion de sabiduría militante. Estamos interesadas particularmente en esclarecer las condiciones que a la vez permiten y limitan la organización laboral autónoma y la auto-determinacion. También nos interesa la manera en que la lucha de clases y la lucha feminista se constituyen mutuamente entre si. De ultima, nos gustaría concentrarnos en las maneras en las que los entrevistadas y entrevistadoras practican — e imaginan las posibilidades de — la acción colectiva como manera de transformar las condiciones de mayoría de los trabajadores, especialmente las condiciones de los que sienten as formas de explotación y disposición mas graves: las mujeres, los inmigrantes, y los trabajadores a bajo sueldo. Para leer otros testimonios, haga click aqui. Para ver mas informacion sobre el paro, haga click aqui.

Las trabajadoras deben tener grupos donde puedan reunirse y aprender a combatir.

Soy de una isla pequeña, Dominica, que está en las Indias Occidentales. Es una isla hermosa pero me fui hace unos trece años. Una de las razones por las que me fuí es por mi preferencia sexual, que no le caía bien a la gente de ese país. Así que vivir mi vida como yo quería, era difícil. Entonces cuando vino la oportunidad de salir, me fui.

Primero me fui de Dominica en 1999 y estuve casi seis meses en EE. UU. No quería volver a Dominica, pero tenía que hacerlo. Volví a Estados Unidos por segunda vez en 2004 y aterricé en Nueva York. Antes de irme, yo pensé que estaba dejando todo. Es sólo un dicho, pero sabía en mi corazón cómo me sentía. Sabía que no era feliz viviendo allá. Sin embargo, cuando llegué aquí las cosas no fueron como esperaba.

Comencé a vivir con una amiga aquí, y a cuidarle sus niños, pero luego la situación no salió bien. Después de dos o tres años con ella, me pidió que me fuera y tuve que resolver las cosas por mi cuenta. En mis trece años aquí, he tenido que luchar y pelear. Siempre me he entendido como una mujer fuerte, como una sobreviviente, porque mi madre tuvo nueve hijos y lo hizo todo sin ayuda. Me gusta lograr lo mejor, entonces cualquier oportunidad que encuentre, la tomo. Soy una sobreviviente, trabajadora, y por eso siempre busco y encuentro trabajo.

He tenido algunos momentos difíciles mientras he estado aquí, pero en los últimos cinco años, realmente he empezado a evolucionar. Encontré trabajo y conseguí mi propio lugar para vivir. Sin embargo, después de que mi casero se dio cuenta de quién era yo, cuál era mi sexualidad, él no me quería allí. Poco después, encontré otro apartamento y tuve la misma experiencia. Debido a cosas así, mi experiencia en este país ha sido difícil. Quiero decir, nosotros escapamos de otro país, venimos aquí para una vida mejor, pero cuando estamos indocumentados, es difícil volver o seguir adelante y esto es realmente mi lucha ahora mismo. Pero trato de no mirar mi situación sólo como una lucha. Trato de mirarla como que en cada situación se aprende.

En Dominica, yo trabajaba en oficinas, hacia como trabajo de secretaria. Trabajé principalmente en negocios. Cuando uno viene aquí, uno se da cuenta de que, por el hecho de que no estás documentada, no puedes volver a hacer el trabajo que hacías antes. Te encuentras aceptando cualquier trabajo que hay porque se trata de sobrevivir, de poner comida en la mesa, de mantener la ropa en la espalda y de tener un techo.

Cuando llegué aquí estaba aislada, pero luego mi amiga me contó de un centro comunitario LGBQT en 2015 y el grupo de apoyo que había allí. A partir de ese grupo de apoyo, a través del Queer Detainee Empowerment Project (QDEP) encontré otro grupo que se llama African Services. Creo que debido a esos grupos de apoyo aprendí a crecer. Cuando llegué aquí, estaba muy cerrada y muy tímida. Uno toma lo que tenía en su país y lo trae aquí. Yo estaba realmente cerrada e inhibida porque en Dominica la comunidad no me aceptaba. Comencé a ir a estos grupos de apoyo y empecé terapia porque realmente yo era un desastre. Estaba muy deprimida y me sentía muy sola. No tengo familia aquí y tengo pocos amigos, así que cuando los tiempos difíciles vienen, es difícil de aguantar. Eso me ha destrozado un par de veces, pero aquí estoy. Soy una sobreviviente y voy a seguir adelante.

En 2016, me involucré en ROC porque QDEP y ROC están afiliados. QDEP es una de las maneras en que ROC obtiene miembros. ROC estaba ofreciendo un entrenamiento gratis para aprender cómo trabajar en restaurantes: para trabajar el frente del restaurant y detrás. No importa si estás documentado o indocumentado, puedes tomar el entrenamiento. Esa oportunidad vino y la tomé porque estaba sin trabajo en ese momento y no me gusta estar sin nada que hacer. Me gusta estar ocupada, siempre haciendo cosas y mantener mi mente trabajando. El entrenamiento duró como 8 semanas.

Después de que terminé el entrenamiento, ROC me dijo que podría permanecer con ellos como miembro. Comencé ir a las reuniones de membresía y en las reuniones te explican cuál es la visión de la organización. Me gusta su visión. Su visión es luchar por un salario justo para los trabajadores, los derechos de las mujeres y los derechos de los trabajadores. Eso me gusta mucho. Me gusta luchar por lo que creo y creo en todas esas cosas. A pesar de que soy indocumentada, lucho por estos derechos. Desde entonces he estado activa en ROC. ROC ha cambiado mi vida y me ha hecho más franca. Participo en actividades de la organización lo más que puedo: en el cabildeo con autoridades, en las reuniones de miembros y también estoy en la junta directiva. Soy líder en la organización. Siempre que me llaman, estoy ahí.

Soy activa en casi todo de lo que ROC hace. ROC les da orientaciones a los trabajadores de restaurantes y por nuestra afiliación con otros trabajadores de restaurantes, apoyamos a los que están en busca de trabajo. ROC también educa a los trabajadores sobre sus derechos, a las trabajadoras mujeres sobre sus derechos y cómo las mujeres pueden lidiar con el acoso en su trabajo. ROC también les proporciona educación financiera a los trabajadores, asiste a las personas con obtener el permiso de manejar alimentos y también con obtener un abogado si alguien tiene problemas con su empleador. ROC trata de proporcionar recursos para los trabajadores. ROC hace mucho y he logrado mucho con ROC en este último año que he estado con ellos. ROC no solo está entrenando a las personas para trabajar en un restaurante y luchar para un salario justo. ROC también nos enseña habilidades para la vida: herramientas para la vida cotidiana, cómo comportarse en el trabajo, y qué hacer cuando trabajas en restaurantes.

Salgo mucho a los restaurantes y hablo con los trabajadores sobre su experiencia en el trabajo. Por lo general, es difícil hablar con los trabajadores del restaurante mientras trabajan con clientes y jefes allí. Es un reto, pero lo hago, hasta lo hago en mi tiempo libre. A veces tengo propaganda de talleres en mi bolsa y paso por un restaurante y hablo con los trabajadores. Usualmente, les hablo sobre cuánto tiempo han estado trabajando en el restaurante y cuáles son las condiciones en el trabajo. Por lo general, es difícil para ellos hablar sobre eso mientras están en el restaurante, así que los invitamos a otros eventos que tenemos. Por ejemplo, la última vez los invitamos a un picnic. Cuando vienen a un evento que tenemos, entonces ahí podemos hablarles más y hablar con ellos acerca de nuestra visión para los trabajadores de restaurantes.

He aprendido mucho al hacer este trabajo y me he educado sobre restaurantes y condiciones de trabajo. Antes de empezar a trabajar en el restaurante, no tenía ni idea de que a muchos trabajadores del restaurante solo les pagaban $ 7.25 por hora, y dependían en propinas para el resto de su sueldo. Creo que esto es ridículo. Me di cuenta de eso cuando estaba trabajando en la parte de atrás de un restaurante y siento que nunca trabajaría en un restaurante, si eso es todo lo que van a pagar. Dependiendo de en qué parte del restaurante trabajas, es como te va — a algunos trabajadores del restaurante les pagan buenas propinas, pero no a todos. ¿Qué pasa con los trabajadores del restaurante que no reciben lo suficiente para ir a su casa — que les pagan $ 7,25 en 2017? Es ridículo.

También he aprendido mucho sobre lo que las trabajadoras mujeres enfrentan en los restaurantes. Creo que las condiciones son más difíciles para las mujeres trabajadoras de restaurante, especialmente las madres solteras. Están dependiendo de propinas y tienen que trabajar una milla extra. También experimentan un montón de acoso, no sólo de sus jefes, sino también de sus compañeros de trabajo.

Una de las cosas que he oído mucho de las mujeres que trabajan en restaurantes es las horas de trabajo que a veces les dan. A algunas mujeres no les gusta trabajar tarde, pero algunas lo hacen porque reciben más propinas. Algunas de ellas deciden trabajar tarde debido a las propinas adicionales que les dan, pero después de salir del trabajo, se encuentran caminando a su casa solas o tomando el tren solas. También encuentran que tienen que gastar sus propinas adicionales en niñeras que cuiden a sus niños mientras ellas están trabajando. Están trabajando más para devolver ese dinero. Así que creo que para las mujeres hay más de una desventaja al trabajar en restaurantes. En ROC, tratamos de educar a las mujeres sobre sus derechos y formas de organizarse. El año pasado tuvimos una conferencia sobre el acoso en el lugar de trabajo y nos fue bien. Había un montón de mujeres que dieron testimonio del acoso que habían experimentado.

Muchas veces les digo a las mujeres que trabajan en restaurantes que busquen un grupo de apoyo. A mí me ayudó mucho encontrar un grupo de apoyo. Si alguien en el grupo de apoyo trabaja en restaurantes y su trabajo es estresante, le decimos, “tienes que ser parte de ROC’. Una quiere ser parte del grupo de apoyo porque escuchas las historias de otras personas. A veces tan sólo escuchar la historia de otra persona es lo que puede hacer una diferencia en tu vida. La mayoría de las veces cuando se aprende que no estás sola en una situación, encuentras esperanza. Las mujeres necesitan un espacio seguro para expresar quiénes son y hablar sobre lo que están pasando y eso es muy importante para su salud.

Además de ROC, también estoy activa en la Federación de Centros de Trabajadores. Las dos organizaciones están luchando por la misma causa, pero de una manera diferente. ROC se enfoca en la campaña de un solo salario justo, pero la Federación de Centros de Trabajadores involucra a muchos tipos de trabajadores que también han participado en la campaña por Ciudades Libres. Ciudades Libres es un proyecto que se originó en diferentes organizaciones, incluyendo DRUM y el Centro de Trabajadores de Lavanderías. La idea de Ciudades Libres es, básicamente, que cada ciudad debe de ser segura para todos, sin importar si uno es indocumentado, documentado, o mujer. Sabes, un espacio seguro para todos y me gusta esa idea. He estado ayudando con el desarrollo de esa idea y participo en las reuniones sobre eso.

Me involucré con la Federación de Centros de Trabajadores principalmente a través del curso de liderazgo que nos enseña cómo organizar, cómo ser un líder, cómo hacer protestas y cómo tomar acción política. La Federación de Centros de Trabajadores les enseña a los trabajadores en diferentes campos a trabajar juntos, a ser aliados.

Si una organización de la Federación va a hacer una acción, ellos invitan a otras organizaciones a participar. Por ejemplo, la policía celebró su evento anual Night Out y lo están promoviendo como un “evento de seguridad” y la Federación de Trabajadores está llamando a todos a protestar contra eso. Sabemos que más policía no significa más seguridad. Para que las personas estén seguras, deben ser capaces de poner comida en su mesa, poder ir a trabajar, y tener la posibilidad de que sus hijos tengan una buena educación. Lo veo de esta manera. Si puedo poner comida en la mesa y dar a mis hijos una buena educación, entonces no necesito robar. La mayoría de las veces cuando la gente roba, lo están haciendo por una razón, lo están haciendo para sobrevivir. Tendemos a sentarnos tranquilos y acusarlos de hacer algo mal sin saber la verdadera razón por la que están haciendo lo que hacen. La mayoría de las veces lo hacen para sobrevivir. Así que ROC apoyó esa protesta.

ROC es una organización muy buena. Me ha enseñado mucho y me ha demostrado que puedo ser un líder. Me gustaría ver a ROC crecer y hacerse más fuerte. Creo que ROC realmente debería tratar de afiliarse más con otros restaurantes y tratar de garantizar trabajo a las personas o tal vez mejores puestos de trabajo. También creo que ROC necesita un grupo de apoyo para que las mujeres hablen sobre sus condiciones, los pros y los contras de las instituciones en las que trabajan.

Las trabajadoras deben tener grupos donde puedan reunirse y aprender a combatir. Esa es una de las cosas que aprendí cuando participé en la marcha por el día Internacional de la Mujer el 8 de marzo pasado. Con todo lo que sucedió después de las elecciones, me alegro de haber sido parte de eso, pues no se trata sólo de luchar por los derechos de las mujeres, sino que son muchas cosas que afectan a las mujeres y tantas personas en este momento. No podía dejar pasar esta realidad por alto, no en este momento.

Recuerdo que después de participar en la marcha, tuvimos una reunión en African Services y una mujer apareció y dijo: “¿Por qué la gente marcha? No logran nada. Yo dije “¿En serio? Si no quieres hacerlo, no tienes que hacerlo, pero te lo juro, con marchar, no vas a lograr el resultado hoy. Si estás luchando por algo en lo que crees, vas a lograr algo. Si la gente que vino antes de nosotros no hubieran luchado, no estaríamos aquí hoy. ¿Por qué crees que Martín Luther King marchó tantas veces? Los negros aquí hemos avanzado mucho y todavía nos falta mucho.”

Tenemos que luchar contra actitudes como ésta. Otra cosa que también tenemos que enfrentar es que a algunos trabajadores del restaurante, dado que ganan más que el salario mínimo y buenas propinas, no les importan el resto de los trabajadores. Estuve hablando con una trabajadora de restaurante el otro día sobre la lucha por un salario justo y ella dijo: “Oh, yo hago mucho más que eso.” Eso es un problema, a vece a los trabajadores del restaurante no les importan los demás.

Así que este es el mensaje que trato de difundir al hablar con los trabajadores. Les pregunto, “ ¿Cómo te ves ayudando al resto? ¿Qué opinas de que todo mundo ganara un salario con el que pudieran irse a su casa y decir :Tuve un buen día hoy en el trabajo;puedo mandar a mi hijo a la guardería; puedo mandar a mi hijo a su escuela; poner comida en la mesa; puedo pagar la renta”? Uno no debería tener problemas para pagar la renta cuando está trabajando. Espero que podamos difundir este mensaje especialmente ahora con los resultados de esta elección que están dividiendo a la gente. Me gustaría ver a ROC crecer y espero seguir creciendo con ROC. En el futuro, pienso convertirme en una verdadera activista, realmente involucrada en muchas luchas. Quiero luchar por los derechos de las mujeres, los derechos de las comunidades LGBTQ, los derechos de los trabajadores, los derechos de los inmigrantes. Realmente me gustaría trabajar con niños, ya que tengo una pasión por eso. Continuaré luchando por los trabajadores de los restaurantes y todos los trabajadores en pie de lucha, por un futuro en el que realmente podamos ser libres y tener el derecho a ser nosotros mismos.

*El nombre ha sido cambiado.

Desy: Restaurant Opportunities Center (ROC)
by International Women’s Strike NYC
Interview courtesy of Daniela Robles
IWS-NYC.
IWS-NYC Facebook.

Also for you:

International Women's Strike NYC

Previous post

Erika: Worker’s Justice Project and Eco-cleaning Coop

Next post

Desy: Restaurant Opportunities Center (ROC)